miércoles, 27 de julio de 2011

Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa

Anoche iba a escribir esto y se iba a llamar "Mi izquierda". Qué bueno que la actualización de Safari para el nuevo sistema operativo de Mac me impedía poner tildes. Tenía que cometer el error garrafal que cometí hoy para darme cuenta de que no soy de la izquierda que iba a describir.
Porque yo soy, o pretendo ser, de una izquierda que aborrece que a sus contradictores, los uribistas, los denominen uribestias o uribichos, o se refieran a ellos con cualquier apelativo despectivo y epítetos llenos de ira. Asimismo me avergüenza que en Venezuela, a los opositores, los llamen escuálidos y no sé de qué tantas maneras más; y aunque en Cuba ya está prohibido, que a los disidentes que viven en Miami se les diga "gusanos".
El error que cometí fue haber expuesto en Twitter a unos muchachitos con pésima ortografía, entre los cuales había una que decía que quería convencer a su mamá de que le diera plata para operarse la nalga. Pero ¿quién soy yo? Si yo, después del caso de desnutrición que sufrí por una cirugía que se me practicó, tuve que acudir al quirófano para ponerme más tetas. Le rogué a mi tío Germán, durante meses, que ejerciera conmigo sus habilidades de excelente cirujano plástico, hasta que accedió. De todos modos, y convocando a varios, hice mofa de esa niña. Algo que, por cierto, detesto, porque fui víctima de eso en el colegio y lo he sido en el mismo Twitter. De la burla grupal, de hacer alarde de lo que yo tengo y el otro carece para sacarle la risa a unos cuantos. Inmediatamente, luego de haber expuesto varios perfiles así, recapacité porque me invadió el remordimiento. Finalmente, nadie es quien para decirle al otro cómo debe ser, y mucho menos juzgarlo por la forma en que maneja su vida. Son niños que, además, fuera de ser diferentes a mí y a los amigos que tengo en las redes sociales, no le hacen daño a nadie, pues ni siquiera participan de la política, y por su manera de expresarse creo que aún están en el bachillerato, en esa edad en la que uno, pese a haber sido maltratado, se cree dueño de la verdad y del mundo. Su máximo pecado es que les gusta el reggaetón y creen que Antioquia, su región, es lo último en guarachas. Exaltan la cabalgata y todas esas cosas que a mí me molestan de la Feria de las Flores y el folclor de este departamento, pero eso, ahora que estoy haciendo acto de contrición, no me compete juzgarlo a mí, mucho menos en adolescentes que solamente piensan en rumba y licor, tal y como yo hubiese querido vivir esa época de mi vida, y si no lo hice, fue porque mis ideas y mi físico, para ese entonces, no eran del agrado de los muchachos que a mí me gustaban ni contaba con la aprobación de las peladas a las que yo, más que admirar, envidiaba. Entonces no se juntaban conmigo y me tocaba irme cada ocho días a la finca de mis abuelos, con ellos, a hablar de política, de matemáticas, de música y de literatura, cosas que ahora agradezco, pero que entonces me frustraban enormemente. Yo quería ser precisamente como esos niños de los que hoy me burlé. Creo que por eso lo hice, inconscientemente, descaradamente, infame.
Quisiera ser más bondadosa, más humana. Aunque me está costando, cada vez punzo menos a la gente, evito el sarcasmo cuando me doy cuenta de que puedo herir al otro, me paro de la silla cuando empiezan a hablar mal de alguien. Eso es mezquindad, y últimamente nada se me hace más aborrecible que eso.
Esta vida, pienso, es a la vez regalo y condena. Uno con lo que le regalen hace lo que mejor le parezca, siempre y cuando no dañe a otros. En cuanto a las condenas, las sobrelleva como le es posible, como las cargas que son. ¿Por qué andar jodiéndole la vida a quienes son distintos a uno? De verdad que quisiera disculparme por el comportamiento que tuve hoy en Twitter. Más que con ustedes, conmigo.

Addenda Estoy bastante preocupada, desde lo que ustedes pueden llamar mi supuesta izquierda, con el encarcelamiento de Andrés Felipe Arias. El señor es padre de dos hijos pequeños, uno recién nacido. A decir verdad, quisiera conocer más a fondo el caso que presentó la Fiscal, los argumentos que dio el magistrado, porque no me queda claro cómo pudieron comprobar que las visitas que realizó el exministro a la cárcel fueran para entorpecer la investigación. Sin embargo, con la huida de María del Pilar Hurtado, patrocinada por Uribe, supongo que a la justicia no le queda de otra que "asegurarse" con estas cosas, lo que no es, por supuesto, legal, pues son casos aislados... yo de derecho no sé. Lo que sí sé es que, aunque el tipo me parece absolutamente detestable, las injusticias me lo parecen más. En lo que toca a Agro Ingreso Seguro, no quisiera que nadie fuera juzgado por haber aplicado una ideología, como lo alegan muchos, porque si bien el neoliberalismo es una peste, si se actuó bajo las leyes, de acuerdo con estas y sin haber incurrido en delitos, no tiene por qué haber nadie en la cárcel ni con medida de aseguramiento.
No estoy de acuerdo con que a quienes persiguieron y maltrataron y difamaron a mis líderes políticos se les trate de la misma manera que ellos los trataron. Este es un país en el que se supone que rigen las leyes, la constitución y el derecho, no el revanchismo, ni la ley del ojo por ojo.

7 comentarios:

  1. Que buena reflexión. Gracias por compartirla.

    En cuanto a los perfiles, tienes razón, parece un poco cruel, pero igual, a eso se expone todo aquel que ingresa a una red social y en el peor de los casos terminara fortaleciendo la personalidad de esos bebes.

    En cuanto a lo de Arias, a diferencia de todos aquellos anti-uribistas que celebras, regodeándose en su ignorancia, porque no tienen ni idea de lo que paso, o si lo que paso esta bien o no, tu has sentado una opinión que me parece bastante justa, el no celebrar el mal ajeno, solo por ser de alguien en una ideología (y probablemente una forma de actuar) totalmente diferente a la tuya, me parece muy bien.

    Al leerte solo puede decir que cada dia me gusta mas la Tefa que leo, como ha cambiado, que solo estoy esperando ese libro tuyo.

    ResponderEliminar
  2. Me parece bien la izquierda humana que promueves y practicas, pero el sarcasmo y el caracter punzante no lo puedes dejar de lado. Es tu naturaleza, es lo atractivo de tu trabajo.

    ResponderEliminar
  3. He leído todos los artículos, pero sólo ahora publico un comentario.
    Estas redes sociales colocan tan cerca y tan a la mano las personas que es fácil que proyectemos, nos identifiquemos o rechacemos cosas que creemos que tienen. Me parece que tu reflexión lleva a que en el fondo nuestros miedos, necesidades y deseos se parecen bastante y el juzgar u opinar sobre alguien tiende a mostrar cierto afán de querernos colocar por encima.
    Admiro mucho la manera como escribes, gramatical y sintacticamente, es como montarse en un carro que te lleva despacio pero firme por distintos parajes, zonas del idioma español y como lectora te dejas llevar. Otro punto son las historias, profundamente humanas y sinceras, y ahí si que no me atrevo a juzgar.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Me parece algo muy maduro lo que expusiste y la manera en que lo relataste, a veces hay que mirarse desde afuera para comprender lo que nos disgusta, y el por qué nos disgusta, espero poder seguir leyendo este tipo de reflexiones de tu parte que enriquecen y explican este tipo de "tendencias" en vez de volvernos críticos negativos y sin sentido.

    ResponderEliminar
  5. Soy un venezolano que aun vive aqui. Eso es diicil.
    Cuando lei que te molestaba la manera como eran tratado los que nos opnemos a chavez, me parecio una banalidad en comparacion a como somos tratados por el gobierno.
    Para nosotros las lees no existen, asi de sncillo, ya somos culpabes por el pecado seminal; no estar de acuerdo con chavez.
    Tengo un amigo es filosofo y escritor Ulive quien tambien mantiene esa imagen idealizada de a izquierda, un ejemplo de lo anterior es este articulo (el escribe como Krisis) http://li.co.ve/T
    Mis discusiones es que todo aquello que este basado en una teoria sintética de la sociedad esta destinado al fracaso. Y la teoria marxista lo es.
    ya que no ve al hombre real, si no al hombre idealizado.
    Y sobre el lenguaje, somos nosotros los hablantes quienes creamos el idioma, por lo tanto eso que ves que hablan de manera rara es que estan creando el idioma del futuro.
    Como aprendi a escribir solo, nunca me intereso aprender ortografía, pero leyendo los libros, de la epoca del "conde lucanor" me di cuenta que el idioma ha cambiado y quienes lo cambiamos somos nosotros

    ResponderEliminar
  6. De pronto leer esto, me condujo a pensar en algo que aprendí hace muchos años de acuerdo a la enseñanza en la Biblia.

    Si tu hermano peca contra ti, ve y corrígele a solas tú con él. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano. Si no escucha, toma entonces contigo a uno o dos, para que cualquier asunto quede firme por la palabra de dos o tres testigos. Pero si no quiere escucharlos, díselo a la Iglesia. Si tampoco quiere escuchar a la Iglesia, tenlo por pagano y publicano.
    PERO....cuánto cuesta poder encender esa voluntad, "mira que ando hablando de orejas"

    Finalmente es una responsabilidad fraternal saber que se puede corregir uno mismo como al de a lado.

    Algún día he de conocer más la izquierda, pero de entrada respeto mi derecho a opinar donde termina el derecho del otro ah.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Tu chingate a todos por igual que al final este mundo de perros de eso se trata, me causa tanta gracia tu manera de jugar con los lectores ignorantes que se creen hasta tus fantasmas jaja

    ResponderEliminar